Monday, August 13, 2018

Una vez mas...

Volvia a suceder, solo era un momento perdido, olvidado y superado pero aun seguia ahi, el dolor de la decepcion.

Lo deje atras, lo olvide crei que la vida me premiaba con un nuevo comienzo, con un nuevo amino, con un buen hombre, alguien diferente, alguien que demostraria que vale la pena volverse a enamorar.

Pero ahora estoy aqui nuevamente herida, decepcionada, con mas locura de la habitual, sin nuevas ilusiones, con las mismas tristes palabras en mi mente, indagando porque me paso nuevamente. Y no tengo otro espacion que este, donde puedo leerme sintiendo y escribiendo hace tiempo el mismo deseo de volver a ser yo.

La diferencia esque ahora si soy yo, yo no estuve conmigo misma ahora estuve con alguien tan diferente y a la vez tan distante, quen merecio una oportunidad, quien demostraba ser diferente y resulto ser el mismo o peor que el pasado o el primero.

Acaso no hay algo mas? acaso estamos destinados a conocer a alguien que jamas nos sera honestos? quien siempre nos lastimara? Nos dejara en el suelo sufriendo, llorando, gimiendo de dolor, sangrando un sufrimiento, gritando de rabia y melancolia, ahogandome en desilusion, pidiendo ayuda, pidiendo su mano, su apoyo su amor? Sera relamente una utopia encontrar a la persona correcta y que se quede a nuestro lado? 

Yo sone muchas veces con el, con quien reir, con quien llorar de alegria, con quien formar una familia, con quien jugar y disfrutar de la vida, pero no sucedio es mas fuerte su egoismo y su hombria, el ser un macho que jamas dejara a otras personas para no sentirse una mascota. Y yo tan hostil esperando ser la unica, y eso, eso jamas sucedera.

MIRG

Tuesday, September 13, 2016

Crear entrada

Realmente dejar de estar aquí por un año fue el precio necesario para sanar mis heridas... dejar de pensar, dejar de teclear, dejar de sentir. El problema es que aprendes tanto a controlar tus sentimientos cuando se convierten en miedo, que dejas profundizar en lo que intentar pedirte.

y la monotonía es un asesino lento...


MIRG



Tuesday, February 10, 2015

Ya no soy tú o yo.

El problema no se asoma cuándo me encuentro ocupada, nada de eso, al contrario me guardo en el momento, disfruto de lo que hago, alguna comida familiar, mi trabajo, la compañía de los amigos, como siempre lo he hecho, me encuentro ahí, disfrutando de esa vivencia.

 El problema tampoco existe cuándo no estoy en mis sentidos, intoxicada de alguna sustancia como el alcohol, alguna droga o algún exceso, eso como lo ha sido estando tú en mi vida, continuo perdiéndome en el momento, y no te pienso, no apareces, como siempre porque soy como siempre hemos sido tan independientes, yo soy y tu eres.

El problema aparece cuándo estoy conmigo misma, o sea contigo, porque somos tan iguales que al estar sola o con migo misma estoy contigo o así lo siento, pero no lo estás, entonces vienes a mi mente, o más bien vengo a mi mente, o tú o yo, da igual porque como lo he dicho somos o fuimos uno mismo, y al estar conmigo estoy contigo, pero ya no estás y de esa forma es como tu recuerdo reaparece, y si de estar conmigo se tratase entonces el problema es demasiado grande, porque no estoy contigo, o sea me he perdido a mi misma para no traerte a mi mente.

Es por eso que ya no soy yo, ni soy tú, soy esa extraña que reacciona ante cualquier falsedad que me saque de mi misma, para no ser yo, o sea tú, y no pensarte, no sentirte, no olerte, no traerte, porque tú, o sea yo, ya no estás. Y se vuelve tan monótono intentar encontrar cualquier distracción que como dijiste alguna vez, la distracción perfecta era yo, o sea tú, y entonces ya no existe, ya no hay nada que me logre curar.

Porque salí de mi misma para sacarte de mí, y no he tenido la intensión de olvidarte, porque olvidarte significaría olvidarme, y no pretendo eso, porque al final somos tan iguales, perfectamente hechos el uno para el otro, para amarnos y al mismo tiempo para destruirnos, porque así debía de ser sin un adiós, sin un final, sólo así.

Si de olvidarte se tratara entonces te buscaría y te besaría profundamente para demostrarte que aun juntos ya no podremos estarlo, porque yo ya no me pertenezco a mi misma, te pertenezco a ti que me tomaste para jamás dejarme ir. Si de amarte se tratara entonces te pregunto a ti como vuelvo a ser yo misma, y comienzan los pasos de un reencuentro inigualable porque cabe destacar que tú me mataste en vida y me regalaste el significado de la inmortalidad y sufrimiento, la idea de ir por la vida como si flotase por un sendero sin agua para demostrar que no existe lo extraordinario, sólo así vivir sin vivir, pero estando viva, amar sin amar, pero estando enamorado, odiar sin odiar, pero estando obsesionado.